domingo, 21 de noviembre de 2010

La limpieza y el perro

El perro y su entorno siempre deben estar limpios

Las tareas de limpieza en el hogar no van a cambiar demasiado ante la llegada de un perro. Pero aún así, debemos tener en cuenta ciertas cosas:

*Mantener siempre limpio a nuestro perro: bañarlo con la frecuencia necesaria para mantener su higiene, es la mejor y más importante medida, ya que si se sube a sillones, a una cama, o simplemente está en nuestros brazos, no nos traslada la suciedad.

*Cepillar a nuestro perro con frecuencia para que desprenda el pelo muerto y los ácaros (que son los culpables de tantas alergias) y también la tierra que pudo juntar en paseos al aire libre, o en un balcón o patio.

*Limpiar muy bien el pote donde come el perro y los bebederos de agua, por lo menos una vez al día. Recordar que el agua debe ser siempre fresca, así que conviene renovársela varias veces.


*Lavarse las manos después de estar en contacto con nuestro perro y recordarle ésto a los niños.


Limpiar y desinfectar las camas con frecuencia


*Limpiar las mantas o la camita donde descansa nuestro perro con la misma frecuencia con que lo bañamos.


*Mantener una adecuada desinfección en la casa y en el perro sobre los parásitos externos (pulgas, garrapatas, etc.)

*Los productos de limpieza que usemos deben ser lo suficientemente seguros como para no causar peligro a nuestros perritos ya sea por su toxicidad o porque queda algún resto de ellos en el ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También aparecemos en Grippo