domingo, 28 de noviembre de 2010

Las vacaciones y el perro miniatura. Parte 2

¿Pasaré mis vacaciones con tranquilidad si dejo a mi perro al cuidado de otros?



Si llevar a nuestro perro de vacaciones con nosotros es un inconveniente y debemos dejarlo, las preguntas que surgen son ¿a dónde lo dejo, y con quién?.


Los perros miniatura, generalmente, ofrecen pocas dificultades para su ubicación durante nuestras vacaciones.


Amigos, familiares, vecinos, compañeros de trabajo que seguramente conocen a nuestro pequeño perro y suelen estar encantados con su presencia, es muy probable que acepten cuidar al perrito durante nuestras vacaciones.


Cuando no disponemos de estas facilidades, y debemos decidir donde dejar a nuestro perro en vacaciones , se puede recurrir a personas que ofrecen su hogar para el cuidado de pocas y seleccionadas mascotas. Lo mejor sería que tuviera la recomendación de algún conocido.


Si se opta por esta última opción, debemos ir a visitarla con antelación, sin avisar que vamos para poder encontrar el verdadero escenario sin preparación, ver, observar, oler (los olores desagradables suelen indicarnos mala higiene y desatención)y principalmente guiarnos por nuestra impresión personal.



Asegurarnos que cuentan con servicio veterinario que atienda urgencias y que la compañía de otros perros sea: poca, que sean sociables y de un tamaño similar al de nuestro perro.


Para que ir de vacaciones sin nuestro perro sea tranquilo y seguro conviene tomar algunos recaudos, más allá de los descriptos hasta ahora:



  • Llevar a nuestro perro de visita una o dos veces para que se vaya familiarizando con el lugar.
  • Llegado el momento llevarle sus pertenencias: comedero, mantas, juguetes, alguna prenda nuestra que esté impregnada de nuestro olor.
  • Llevar un bolsón de la comida que está habituado a comer.
  • Controlar que sus vacunas y desparasitaciones estén al día.
  • Llevarlo perfectamente acicalado, bañado, sin parásitos externos(pulgas, garrapatas)las uñas cortas y si tiene pelo largo tratar de acortárselo lo más que se pueda.
Por supuesto que estas mismas recomendaciones, y más aún, deben tenerse en cuenta para el caso que algún familiar, amigo o vecinos nos cuide a nuestro amado perrito en vacaciones.

Tampoco está demás, en este último caso, dejar algo de dinero por cualquier imprevisto.

Si hemos acertado con el lugar y nuestro perrito disfruta de él, nosotros pasaremos unas vacaciones tranquilas y nuestro amigo también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También aparecemos en Grippo