jueves, 3 de marzo de 2011

La manada del Perro Miniatura



La herencia genética de los perros miniatura,  lo posicionan para vivir dentro de una manada siguiendo conductas sociales jerárquicas.


Uno de los errores más comunes es creer que nuestros pequeños perritos miniatura son como niños, olvidándose de su condición de "perro", es decir, de un ser de otra especie diferente a la nuestra.


La manada esta estructurada jerárquicamente y cada individuo ocupa un puesto determinado en función de su rango. Uno del rango superior domina a uno del rango inferior y solo el "jefe de la manada" domina a todo el mundo.


Para los perros miniatura la familia humana es "SU" manada.

A partir de los 6 meses (10 años de edad humana)nuestro perro miniatura intentará por todos los medios  ganar posiciones en la manada, escalando puestos, desafiándote en no cumplir tus órdenes.

Los perros miniatura muy dominantes (también llamados "perros alfa") lo pueden hacer desde los 2 meses, por ello es importante hacerles la prueba (ponerlo panza arriba y observar si se entrega sometiéndose o lucha por volver a la posición normal lo que demostraría gran dominancia) cuando se elige un cachorro.

De esta manera el perro miniatura irá subiendo de rango poco a poco, ignorando tu autoridad de jefe de la manada, y si lo dejás ascender,  esto abarcará todos los aspectos de la convivencia con el perro miniatura.



Es importante dejar en claro quien tiene el mando y quien es el jefe de la manada ya que los perros miniatura si son mal educados, se convierten en caprichosos, agresivos, tiránicos, ladradores y frecuentemente histéricos (de ahí la mala fama de estos perritos tan pequeños)


Convivir con un perrito miniatura calmado, equilibrado, alegre y tranquilo: es decir con un perro educado es mucho más placentero que convivir con uno que nos domina y hace lo que él quiere.


Nunca hay que permitirles que haga cosas que nosotros no estamos dispuestos a tolerar o que nos son molestas. Los perros miniatura deben obedecernos en todo lo que les decimos u ordenamos. De esta manera ganamos su respeto y su reconocimiento de que somos los jefes de esa manada.


Todos los miembros de la familia deben demostrar su superioridad jerárquica frente a situaciones de agresión, en ésto no se puede tranzar:


Se levanta al perro miniatura desde la piel del cuello, se lo sacude un poco y se lo reprende con voz muy enérgica y firme y con gran autoridad. 


Esto está únicamente reservado a situaciones de violencia agresiva, que no deben ser toleradas nunca. De ninguna manera se debe aplicar a situaciones de mal comportamiento del perro miniatura (hacer pis donde no debe, mordisquear una zapatilla, etc) es decir travesuras que aunque estén mal no implica la agresión.

Cuando el perro se tumba en el suelo mostrando la panza es una señal de que reconoce la autoridad del jefe de la manada. Es una señal de sumisión.


Si tenemos más de un perrito, éste estudio es muy interesante


Durante 30 años, el Dr. Frank Beach llevó a cabo un estudio sobre perros en las universidades de Yale y de Berkeley, y dedicó 19 años de este estudio a analizar el comportamiento social de una manada de perros.
Estas son algunas de sus conclusiones
  • Los perros machos tienen una jerarquía muy rígida.
  • Los perros hembra también tienen jerarquía pero es menos rígida.
  • Al mezclar los sexos también se mezclan las reglas jerárquicas. 
  • Los machos intentan seguir su naturaleza,  las hembras son más flexibles.
  • Los cachorros tienen lo que se denomina “licencia de cachorro”. Viene a ser una licencia para hacer prácticamente todo. 
  • Las hembras toleran mejor que los machos la licencia del cachorro.
  • La licencia del cachorro queda revocada más o menos a los cuatro meses. Entonces, los perros más adultos de medio rango hacen pasar al perro literalmente por un calvario: lo torturan psicológicamente hasta que éste les ofrece todos los comportamientos de apaciguamiento adecuados y se coloca al final de la jerarquía social. Los perros que están en lo más alto de la jerarquía no son conscientes de que esto está sucediendo.
  • NO hay una dominancia física. Todo se consigue a través del acoso psicológico. Es una sucesión de rituales.
  • Muy pocos perros “alfa” han logrado su posición gracias a la intimidación y a la fuerza. Los que lo hicieron demasiado rápido fueron desposeídos de su cargo. ¡A los perros no le gustan los dictadores!.
  • La gran mayoría de los perros alfa dirigen a los demás de forma benevolente. Confían en su posición y no se rebajan y llegar a las manos para demostrar que tienen razón. Esta forma de actuar les haría bajar escalones en su estatus.
  • Quienes se pelean son los animales de medio rango. Su posición les crea inseguridad y quieren pasar por delante de otros animales de medio rango.
  • Los animales de bajo rango no se pelean. Saben que perderían. Son conscientes de su posición y la aceptan.
  • "Alfa" no es sinónimo de dominio físico. Significa que controla los recursos. Hay muchos, muchos perros alfa con un tamaño muy reducido o demasiado frágiles para dominar, y sin embargo se han ganado el derecho a controlar los valiosos recursos. Cada perro especifica los recursos que considera importantes. Por eso, es probable que un perro alfa ceda un lugar donde dormir de primera clase simplemente porque es algo que no le quita el sueño.
Es importante comenzar con la educación del perro miniatura, a partir de los 4 meses, es decir cuando se le venció su "licencia de cachorro". Siempre por el lado positivo y no por el lado negativo, ya que éste lo único que hará será el reforzar el comportamiento equivocado.

Tenemos que llegar a que nos respondan por afecto y actitud y jamás por el miedo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

También aparecemos en Grippo