jueves, 7 de julio de 2011

Educar al Perro Miniatura



Cualquiera sea la edad del perro miniatura se lo puede educar, si se tiene voluntad para ello, teniendo así la mejor de las convivencias con él. Claro está, que cuanto más temprano comencemos a educar mejor.
Educar al perro miniatura para pasear con él de forma adecuada , es posible aunque ya sea adulto y hayamos fracasado en anteriores oportunidades. Los ejercicios de educación básica son muy apropiados de realizar durante los paseos.
El momento ideal es a partir de los 3 meses (si lo comparamos con las edades humanas serían a los 6 años de un niño).


Pero si nuestro perro miniatura ya es adulto y tiene algunas conductas que no nos gustan, igual podemos educarlo, sólo hace falta voluntad, paciencia y confianza en que podremos lograrlo.
CONDUCTAS BÁSICAS QUE DEBE APRENDER PERRO MINIATURA

Este aviso comercial resume todo lo que es la educación básica para nuestro perro miniatura. El fin principal es enseñarle buenos modales, disciplina, obediencia y docilidad: ¡todo lo necesario para tener un bello y adorable perrito!
  1. Venir al llamado, reconocer el nombre.
  2. Sentarse.
  3. Pararse o estarse quieto y callado antes diversas circunstancias: ante otro perro, personas desconocidas, visitas, etc.
  4. Caminar juntos y no jalar o tironear la correa de paseo.
  5. Yacer en un lugar, quedarse quieto en un sitio y moverse sólo ante la orden.
  6. Obedecer todas las órdenes de la vida cotidiana (de acuerdo a los gustos personales) subir a la cama, sillones, pedir comida cerca de nuestra mesa, etc. Cada uno tendrá sus propios límites sobre lo que le permitimos o no.
15 minutos por día para desarrollar la educación y paseo no parece ser demasiado para dedicarle a nuestro mejor amigo.
CONDICIONES QUE DEBEMOS DESARROLLAR PARA EDUCAR A LOS PERROS MINIATURA (y a cualquier otro ser que debamos educar)
Todos estos valores son buenos para nuestra vida en general, desarrollándola en la educación de nuestro perro miniatura 
no hacemos otra cosa que enriquecernos como personas.
.-AMABILIDAD, ALEGRÍA y CONFIANZA:
Debemos educar siempre con profunda alegría y buen humor ya que es una tarea muy encantadora trasmitirle a nuestro mejor amigo cuáles son las conductas que nosotros queremos que él siga.


Si el perro miniatura adulto ya adquirió ciertas costumbres domésticas que en su momento nos gustaron o al menos no nos molestaron, pero por diversas circunstancias ya no queremos que las tenga más y deseamos cambiarlas, desarrollando la educación básica y siendo líderes respetados de nuestro perro miniatura podremos erradicarlas perfectamente.
Estar muy convencido que lo que estamos haciendo, lo que le estamos enseñando, es lo mejor para el perrito miniatura y para nosotros. Que con la educación vamos a estar mucho más felices y cómodos todos.
El perro miniatura debe sentirse feliz durante los ejercicios de entrenamiento o educación y nosotros también.
El miedo, la desconfianza, la impaciencia y el enojo son sentimientos muy negativos que no sirven para educar a nadie (ni perro ni personas)
Tener la confianza en su capacidad de aprender, que podrá ser más rápida o sumamente lenta (cada ser tiene su propio ritmo de aprendizaje.-pero TODOS.- aprenden).
Ser amables (en todo momento y no solamente cuando estamos en situación de enseñanza)refuerza la confianza del perro miniatura en poder realizar lo que le estamos pidiendo. No serlo le agregaría nerviosidad que afecta el proceso de enseñanza-aprendizaje.
Ser firmes pero no agresivos. Ser amables pero no cargosos o consentidores. Hablar poco, sólo las órdenes simples, firmes y claras.
Jamás retarlo usando su nombre. Un ¡no! fuerte, seco con actitud decidida o un chistido (¡sh!)es lo mejor.
Deberíamos imitar a las manadas naturales: los perros líderes, los que mandan y guían a la manada y son siempre obedecidos y respetados por todos son siempre muy seguros de sí mismos, muy tolerantes pero MUY FIRMES. 
Nuestros perros miniatura esperan ver en nosotros a esos líderes y si no lo somos se sentirán defraudados perdiéndonos todo el respeto.
Si no ejercemos ningún tipo de autoridad sobre el perro miniatura, éste nos perderá todo respeto y de ahí en más será el dueño de casa y hará lo que le venga en gana.
¡Luego le echaremos la culpa al perro!
PACIENCIA, SERENIDAD, FIRMEZA
Si es un cachorrito debemos ser tan paciente como lo seríamos con un niño, que no quiere decir que seamos débiles. Quiere decir darle tiempo para que nos entienda y pueda hacer lo que le pedimos. Intentarlo una y otra vez y reforzar lo que aprendió con la práctica diaria.
Al carecer de un líder que lo domine, el perro miniatura  (que es totalmente jerárquico) va él a tomar el mando de la casa y de nosotros ya que instintivamente creerá que su líder tiene algún problema que le impide ejercer su rol.
La educación sirve para que el perro miniatura sepa que nosotros somos los jefes, los líderes, los que tenemos la autoridad; eso le da calma, serenidad y equilibrio en su conducta.
Cada vez que nos enojamos o lo regañamos lo estamos confundiendo: volver a comenzar el ejercicio pudiendo hacer las correcciones necesarias hasta encontrar la manera que mejor nos entienda. Estar calmados nos ayudará a poder comunicarnos mejor con el perro miniatura.
La mayor parte de las veces damos órdenes confusas o equivocadas (como pedirle cosas que son muy complejas para él) siempre se debe empezar de lo más sencillo a lo más complejo y siempre debemos corregir en el momento oportuno, de otra manera no lo entenderá ya que no lo puede asociar.
Nunca jamás castigar al perro miniatura por no aprender lo que intentamos enseñar
Lo mejor es prevenir la situación errónea antes de que ocurra, esto se evita observando con mucha atención las señales corporales que nos da el perro miniatura antes de "actuar mal" (cabeza en alto, cuerpo tenso, cola erguida, ladridos)este estado de alerta máximo debe ser bajado rápidamente. Para aprender y no equivocarse, el perro debe estar siempre calmado y sumiso.
Debemos ser firmes en corregir, que no quiere decir que usemos la violencia y muchísimo menos el castigo.
Recordar que para educar siempre debemos desarrollar valores positivos.
SER ATENTOS, REFLEXIVOS Y CONSECUENTES
Estar atentos a las modificaciones que se tengan que hacer, las rectificaciones. Revisar y analizar lo que estamos haciendo con la máxima objetividad posible.
Cuando son cachorros es frecuente que nos encontremos con estos "desastres", es prudente en ese período evitar dejarle cosa que pueda destruir a mano cuando no estamos presentes para vigilarlo.
Pero si ocurre de nada valdrá que lo regañemos cuando ya está hecho, mejor es ignorarlo, pero en el próximo ejercicio de entrenamiento "tentarlo" con un objeto similar y en cuanto vaya a tomarlo ¡¡ahí sí corregirlo!!
A veces pequeñas modificaciones hacen al éxito: cambiar el horario, cambiar el lugar pueden parecer cosas sin importancia sin embargo un lugar que tenga muchas distracciones o un horario en que el perro miniatura utiliza habitualmente para dormir, pueden ser los factores que no nos dejen progresar.
Las recompensas refuerzan los aprendizajes y es una buena opción. Como todo, conviene usar el truco pero no abusar de él.
Ser siempre reflexivo y crítico, tanto para los fracasos como para los éxitos nos ayudará a tener más y mejor comprensión sobre la naturaleza de nuestro perro miniatura. Ésto puede hacer la diferencia entre que nuestro perro miniatura aprenda bien y rápido o que todo sea confuso y difícil.
¡Es tarde! de nada vale retarlo, pero eso no quiere decir que no le demostremos nuestro desagrado, sin exagerar.
Se debe ser muy consecuente en las prácticas diarias de los ejercicios de obediencia básica que queremos que aprenda nuestro perro miniatura. El aprendizaje debe llevar más o menos 10´, si se puede repetir en el transcurso del día mejor. Esto puede acortarse si vemos con ello que facilita el aprendizaje pero casi nunca conviene alargarlo.
Todos los perros miniatura pueden ser entrenados/educados, algunos aprenden más fácilmente que otros.
No consentirlos en exceso siempre es lo mejor.
DETALLES


.-Ser  demostrativo con los premios, caricias y demás demostraciones de afecto para que sepa que estamos felices con su acertada conducta. No excederse tampoco.

Cuando logran asociar algo que les gusta mucho con el premio por hacer algo que le pedimos, es el principio que nos servirá para saber que vamos por el buen camino.
.-No ponerse de excusa que no se tiene tiempo, si no podemos dedicarle 15´de nuestro tiempo a nuestro amigo, no mereceríamos tenerlo.
Yo generalmente utilizo los momentos del paseo para repasar ejercicios de obediencia básica.

3 comentarios:

  1. pues habra que poner a prueba las tecnicas para que el perro baya al baño

    http://tinyurl.com/3g8u3fe

    ResponderEliminar
  2. Hola Arturo: enseñarles a ir al baño requiere de otras estrategias, pero igual todas pertenecen a la educación y entrenamiento básico. Pasaré por tu sitio
    Saludos Anamaría

    ResponderEliminar
  3. Qué casualidad ami también me sucedía lo mismo pero un veterinario amigo me recomendó que antes de bañarlo le mojara las patas de esa forma el perro se tranquiliza y puede ser bañado normalmente y mi hermano que tiene un perro de raza yorkshire terrier también ralizo el método y le funciona.
    Saludos.

    ResponderEliminar

También aparecemos en Grippo