martes, 28 de febrero de 2012

Historia real de una perrita salvando a un bebé recién nacido

En el año 2008 esta perrita de la foto China, salvó a un  bebé humano de morir.
Ocurrió en una zona de quintas, alejada de los centros urbanos de la Provincia de Buenos Aires, Argentina.
Hay muchos ejemplos parecidos a esta historia, el más antiguo es sin duda la leyenda de Rómulo y Remo que dice que sobrevivieron gracias a una loba (antepasado de nuestros actuales perros)
Los mellizos fueron los fundadores del antiguo Imperio Romano

Más cercano en el tiempo, a principios del 1900 se encontraron a dos supuestas hermanas, en la India, criadas por perros.
Las niñas dormían juntas, aullaban, comían carne cruda, usaban sus uñas y dientes para su defensa personal.
 Poseían un olfato extraordinario además de tener la habilidad de ver en la oscuridad.
La perrita China estaba amamantando a sus cachorritos, afuera de la casa de sus dueños, en un precario hueco de cajones y tierra, soportando el crudo invierno de esas zonas rurales y teniendo a su hijito en esa deplorable situación.
Sus dueños eran personas de bajos recursos económicos que vivían en una humilde vivienda.
No tuvieron ni la piedad ni la sensibilidad suficiente como para proteger a una hembra en cría haciéndoles un lugarcito en su casa, a la protección del intenso frío del invierno y que pudiera estar en un lugar más limpio y apropiado para sostener a los bebés


No obstante, China, como buen perro que era, sin rencor ni resentimiento (sentimientos que todo perro desconoce) cuando encontró a un bebé humano recién nacido en el medio del patio de su casa, lo arrastró hasta su miserable cucha y le dio calor protegiéndolo así de morir por hipotermia debido a las bajísimas temperaturas de esos momentos.

La joven madre del niño rescatado por China, una niña de 14 años, había parido al bebé en ese mismo lugar.
Personal especializado del Hospital de la zona efectúo la contención psicológica y física de ella y de su  grupo familiar.
Los médicos veterinarios que intervinieron consideraron que China interpretó que ese bebé era parte de su manada (humanos y perros convivientes con ella) y también que fue muy oportuno que estuviera amamantando, ya que así su instinto maternal estaba funcionando a pleno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También aparecemos en Grippo