jueves, 15 de marzo de 2012

Adaptación de un Perro Miniatura Adulto

No es común ni frecuente que haya perritos miniatura abandonados, pero de vez en cuando puede ocurrir, sobre todo porque son objeto de robos.
También puede darse que los criaderos especializados en estas razas miniatura den en adopción perros que no quieren, por alguna razón, que integren su plan de crianza; entonces podremos integrarlo a nuestro hogar de adulto.
La adaptación de un perro miniatura adulto, dependerá en gran medida de su temperamento y de cómo fue su experiencia anterior a la llegada a nuestro hogar.
Pudo haber tenido malas experiencias o haber sufrido maltrato o abuso de parte de los humanos, esto lo hará desconfiado y/o tímido, por lo tanto requerirá redoblar nuestra paciencia y delicadeza en el trato.
La llegada a nuestro hogar debe ser tranquila, amable, cuidadosa.
Debemos tener paciencia y empatía con él pero no malcriarlo de entrada cumpliendo sus caprichos, ni agobiarlo con demostraciones excesivas de afecto.
Aunque conozcamos su historia anterior que puede ser de abandono, tristeza y dolor NO debemos sentir lástima por él, sino respeto y comprensión.
En los primeros días debe estar lo más tranquilo posible, con pocas visitas y evitando situaciones de estrés.
Debemos mostrarnos siempre afectuosos, confiables pero firmes.
 Si hay niños en la casa deberemos vigilar atentamente como reacciona con ellos y también debemos controlar como los pequeños lo tratan.
Es conveniente no introducirlo en juegos muy activos para que no se excite, hay que mantener siempre un clima de mucha calma, hablarle con suavidad y hacerle saber lo que nos gusta o no con seguridad y firmeza, nunca de manera agresiva ni todo junto sino de forma pausada y a medida que se van presentando las circunstancias. 
Una vez transcurrida una semana, más o menos, podemos sacarlo a pasear, en paseos cortos y placenteros por lugares tranquilos con poca gente.
Nunca debe salir suelto sin su collar y correa
No debemos olvidar de recompensarlo cada vez que haga algo que nos parezca que esté bien.
Un buen truco es comenzar con la comida, ofrecerles exquisitos manjares que tengan buen olor y sabor.
Cuando vienen personas desconocidas, también es bueno que le ofrezcan algún alimento o golosina (apropiada para perros) y que mantengan un trato cariñoso pero no agobiante en demostraciones de afecto.
Debemos cuidar de no dejar la basura a su alcance si ha sido un perro abandonado que ha padecido hambre.
Recordemos que la experiencia anterior repercutirá en las costumbres que pueda tener en nuestro hogar, eso siempre lo debemos tener presente, para actuar previendo los hechos, anticipándonos.

Ante un hecho como el que muestra la foto, no hay que regañarlo, ya que no entenderá porqué, solamente es adecuado hacerlo en el momento en que lo está haciendo.
Hay que mostrarse indiferente, para que no interprete que ese hecho llama nuestra atención, cosa bastante común en los perritos poco y mal socializados y con malas experiencias anteriores.
Es frecuente que un perrito abandonado o proveniente de un criadero en donde no recibía una atención personal y amistosa sufra el "Síndrome de ansiedad por separación" cuando nos alejamos de nuestro hogar por largas horas.
Una buena manera de evitarlo es sacarlo a pasear antes de nuestra salida para que gaste energías y apenas regresamos a nuestra casa, cosa que él sepa que en cuanto llegamos recibirá "el premio" de un lindo paseo.
Por lo menos en los primeros días de adaptación.

Adoptar un perro miniatura adulto tiene grandes ventajas y toda la paciencia y afecto que pongamos en ello se verá recompensado sobradamente con todo el amor incondicional que él tendrá para darnos por el resto de su pequeña vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También aparecemos en Grippo