domingo, 26 de agosto de 2012

Macho ó Hembra Las razones para elegir por el sexo


Existen muchos prejuicios con respecto a qué sexo elegir en el momento de incorporar un perrito de compañía a nuestro hogar.


En un porcentaje muy elevado se prefiere las hembras a los machos, si es que no está en nuestros planes la crianza, esto constituye un prejuicio muy difundido.


En realidad no hay gran diferencia en el comportamiento entre machos y hembras.

SIEMPRE QUE AMBOS SEAN EDUCADOS CONVENIENTEMENTE


 La clave, es entonces ofrecerles una educación positiva para  que nuestros adorables perritos sean estables y equilibrados en ambos sexos.
 
Pero aun así analicemos pro y contras para cada uno:

Las perras

Tienen dos celos al año, que duran aproximadamente quince días.

 Durante este tiempo sangran un poco y hay que tener cuidado con los machos, que podrían dejarla preñada.
 
 No es conveniente sacarla a pasear en esos momentos.


Como así también deberíamos controlar que no se suban a los sillones o camas ya que nos dejarán esos lugares con manchas difíciles de limpiar.

El resto del año se comportan tranquilamente con el sexo opuesto. 

Orinan una o dos veces durante el paseo y no suelen entretenerse en exceso olisqueando por el camino. 

Además tienen el mismo instinto de caza y defensa que los machos. 

Son más caras que los machos por el hecho de poder brindarnos cachorros.

Durante los diferentes períodos hormonales, algunas hembras están muy inestables, irritadas o de mal humor.

Hay que controlar los "embarazos psicológicos" ya que en realidad es un desarreglo hormonal que puede traer consecuencias peligrosas.


Los perros

No tienen época de celo, ellos están dispuestos todo el año, con picos en otoño y primavera principalmente. 

Suelen ser algo más dominantes que las hembras y algunos son ariscos con otros machos. 

¡¡ATENCIÓN!! hay hembras que son tan o más dominantes que un macho.

Están más dispuestos al juego y a la diversión que las hembras que son más reservadas, son de temperamento más estables que las hembras.

Si el macho levanta la pata en casa, se debe corregir y se debe aumentar las salidas.

Durante los paseos orinan más veces, levantando la pata para marcar su territorio y olisquean todo con más interés que las hembras. 

Suelen ser un poco más grandes de tamaño, aunque esta diferencia no es muy significativa en las razas pequeñas.

Son más baratos que las hembras y si tiene una buena línea de sangre los dueños los utilizan como reproductor, pagándose el servicio en dinero o con otro cachorro.

Si el macho no va a ofrecer servicios de monta es conveniente castrarlo, ya que con esto se le irán todas las costumbres sexuales y tendrá una mejor calidad de vida.

Nene o nena, ambos son adorables compañeros.

1 comentario:

  1. La verdad es que la gran desventaja de los machos es que se pasan todo el año en celo. Yo tengo dos perritas, de las cuales cuento mi experiencia en un blog.

    Durante los celos les ponemos una braguita para que no manchen. Aún no hemos pasado por ningún embarazo psicológico, aunque conocidos que han tenido perritas con embarazos psicológicos dicen que lo pasan muy mal. Llegado el caso creo que decidiríamos operarlas.

    ResponderEliminar

También aparecemos en Grippo