sábado, 19 de enero de 2013

Educar al cachorro: La Socialización

Tener un bello cachorro bien educado será un verdadero orgullo para su dueño ya que será admirado no sólo por su gracia y belleza sino también por su comportamiento.
 Será bienvenido a donde quiera que vaya.
Se debe comenzar por la socialización temprana.
 Esto es un factor primordial de formación en el desarrollo de un temperamento sano y equilibrado.
Con frecuencia, es la falta de socialización la que provoca los problemas de conducta de algunos perros adultos.
Un cachorro necesita tiempo para adaptarse a su nuevo hogar y acostumbrarse a las imágenes, olores y sonidos de la vida cotidiana, esto lo tenemos que tener muy en cuenta para no apurar los tiempos.
Ya bien adaptado a nuestro hogar y una vez que haya cumplimentado la totalidad de las vacunas podemos comenzar con los paseos:
Llevar al cachorro a pasear por la cuadra, esto le otorgará la oportunidad de observar y escuchar el paso del tránsito y de encontrarse con otras personas y perros.
Se recomienda habituarlo en forma gradual a condiciones más complicadas.
Si el cachorro no se siente confiado ¡actúe con lentitud! 

Llevarlo a zonas más tranquilas durante un tiempo prolongado para luego enfrentarlo, de a poco, a zonas de mayor actividad.
Los cachorros pueden asustarse con facilidad si se les hace vivir demasiadas experiencias en poco tiempo.
Es necesario tomarse las cosas con calma y darle tiempo para que desarrolle seguridad y confianza en nosotros.
A medida que el cachorro gane experiencia, enfrentarlo a otras situaciones: escaleras, ascensores, puertas corredizas, distintos tipos de pisos, diversos parques, negocios etc, efectuando los paseos por áreas diferentes.
 Todas estas actividades de socialización contribuyen al desarrollo del temperamento del perro y es la base de la tan necesaria educación.
No olvidemos por comenzar nosotros mismos a ser educados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

También aparecemos en Grippo