domingo, 10 de febrero de 2013

El Celo en los perros pequeños


Las perras pequeñas tienen su primer celo entre los 6 y 10 meses de edad, aproximadamente. 
Cuando pasan los 12 meses se debe consultar al médico veterinario.
La vulva presenta una hinchazón que será progresiva. 
Puede haber o no haber sangrado, que suele ser como un goteo y que no es muy profuso.
 Habitualmente las perritas se lamen continuamente la vulva para tratar de mantenerse limpias. 
Pero también existen los "celos silenciosos"que no presentan ningún sangrado.
Conviene llevar un registro por escrito sobre las fechas y características para poder informar al médico de manera precisa en caso de necesitarlo. 
El sangrado puede durar de 3 a 21 días, si la perrita va a ser cruzada recién entre el 8° a 11° días aproximadamente estará receptiva para el macho.
Los machos en cambio están dispuestos siempre, con sólo percibir el olor de una hembra en celo.
La maduración sexual nos indica que los machos pueden reproducirse a partir de los 7 u 8 meses, pero lo más conveniente es que sea después del 1°año.
En las hembras NO es conveniente servirlas en el primer celo ya que sus órganos reproductores no están lo suficientemente maduros,como así tampoco su desarrollo emocional.
 Es la hembra la que lleva la mayor carga durante el proceso: física y psíquicamente, entonces debemos bscar su madurez.
Lo mejor es buscar la preñez recién en el 3° celo.
Es frecuente que las perritas estén más cariñosas o nos requieran más atención, como así también que hagan más pis.
Puede ocurrir que hagan sus deposiciones en lugares no convenientes.
  Es mejor no realizar salidas o limitarlas a lugares y horarios donde no haya otros perros.
Tampoco conviene llevarlas a la peluquería ni a ningún otro lugar en donde se la puede exponer.
 Las bombachitas o calzones para el celo son de mucha ayuda ya que evita que las gotas de sangre manchen por los lugares en que está la perrita. 
Se deben colocar toallitas o protectores diarios en la parte interna del bombachitas o calzones y cambiarlas periódicamente.

 Debe retirarse para que la perrita pueda hacer sus necesidades.
A las perritas en celo que no queremos que sean cubiertas se las debe cuidar con mucha precisión ya que los machos suelen ser muy creativos y audaces para alcanzarlas.
Si a pesar de ello ocurrió un acoplamiento indeseado debemos recurrir con urgencia al médico veterinario que lo solucionará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

También aparecemos en Grippo